Blog de diseño web

Blog de Diseño web

Blog dedicado a la divulgación de noticias, novedades, consejos, trucos relacionados con el diseño y posicionamiento web.
También hablaremos de tendencias, noticias y curiosidades relacionadas con este sector sin olvidar aquellas noticias relevantes para la sociedad.

Los 10 errores que todos hemos cometido en las Redes Sociales

Todos cometemos errores, incluso las personas más preparadas lo hacen. Por ejemplo, nos enteramos de primera mano de los errores gramaticales que cometemos gracias a los comentarios. Pero los errores son simplemente algo que pertenece a la naturaleza humana y todos, sí incluidos tú y yo, cometemos errores. Sin embargo, podemos hacer el esfuerzo de intentar ser tan perfectos como nos sea posible. Especialmente cuando se trata de redes sociales.

error

Si utilizas las redes sociales como un medio para estar en contacto con los amigos y la familia o bien si la utilizas como una herramienta de marketing, estarás al tanto de lo poderosos que se han vuelto los canales sociales. Cuando se usan de forma correcta, y sin errores, puedes promocionarte a ti mismo, a tu marca o producto de forma eficaz. Si tienes graves traspiés, puedes perjudicar seriamente tu reputación durante años, tanto de forma personal como profesional. Después de todo, incluso aunque borres de Facebook ese comentario ofensivo que has publicado, alguien lo habrá visto. Incluso puede que alguien incluso lo haya grabado. De lo que no hay duda es que ese error no va a desaparecer pronto.

Por ejemplo, toma nota de los 10 errores que mencionas a continuación. En algún momento u otro, hemos sido víctima de alguno de ellos… o de todos. Y PYME Networks, Diseño web Madrid, no es una excepción. Afortunadamente, hemos aprendido la lección.

 

1. Tratar todas las plataformas sociales de la misma manera

Estoy casi seguro al 100% de que no hace falta ser un genio para que te des cuenta que cada plataforma de las redes sociales es diferente. Cada formato varía de canal en canal ofreciendo diferente idiomas a diferentes audiencias. De hecho, simplemente echa un vistazo a tus cuentas en redes sociales. ¿Has visto que alguien, ya sea una persona o una marca, que esté enviando el mismo mensaje en Facebook, Twitter, Google + y LinkedIn? Podría parecer un tanto impersonal y spam, ¿no?

En vez de limitarte a enviar el mismo mensaje en las distintas redes sociales, tómate tu tiempo para pensar y entender qué ofrece cada servicio y cómo funciona. A partir de ahí, serás capaz de personalizar los mensajes de modo que serán más eficaces. Además, ten en cuenta de que puede tener múltiples cuentas, una para el negocio y otra para lo personal, que determinarán el contenido que compartes.

2. Publicar en el momento menos oportuno

Seamos sinceros. Todos hemos tenido momentos en el que la cabeza y la claridad de pensamiento andaban un poco “distraídos”; ya fuere porque estábamos cansados, emocionalmente a otra cosa o incluso andábamos con una par de cervezas de más en el cuerpo. En ese caso, debería evitar publicar cualquier contenido. Antes de enviar un mensaje o un artículo del que te puedas arrepentir más tarde, para y piensa en lo que estás haciendo. Te alegrarás de haberlo hecho cuando tengas la mente más despejada.

Además hay otros escenarios en los que publicamos en momentos inoportunos. Por ejemplo, ¿Crees que alguien va a leer ese artículo que acabas de publicar con todo cariño en ese fantástico blog un miércoles a las dos de la mañana? Probablemente no. ¿Crees que alguien de Suramérica va a responder a un tweet que has enviado desde Madrid a las 8 de la mañana sin tener en cuenta la diferencia horaria? Probablemente tampoco.

En otras palabras, no creo que quieras estar activo y publicando cosas cuando nadie más está online. Después de todo eso eliminaría el sentido que tiene estar en las redes sociales. En el futuro procura tener en cuenta los mejores momentos para publicar. Por ejemplo, en Facebook, las respuestas son un 18% más elevadas los jueves y los viernes. En lo que respecta a Twitter, los días laborables obtienen un 14% más de respuestas que los fines de semana siendo las 5 de la tarde la hora en la que se producen más retweets.

3. Cantidad en vez de Calidad

La calidad debería ser siempre tu prioridad y no cuánto publicas o cuantos amigos y seguidores tienes en tu red. Debes compartir un magnífico contenido y buscar gente que te siga y sostenga tanto a ti como a tu marca. Por ejemplo, tener 1.000 seguidores muy implicados contigo aporta más beneficios que 100.000 seguidores que hayas conseguido pagando o hackeando ya que éstos últimos nunca te mostrarán lealtad ni a ti ni a tu marca.

En vez de publicar 10 artículos diarios de baja calidad, céntrate en publicar contenido que atraiga tráfico y genere debates.

4. No aprovechar la Biografía

No es extraño que la primera cosa que van a mirar los visitantes de tu página en cualquier red social es la biografía. Dado que suele ser habitual, asegúrate de rellenar esta sección con información vital, como por ejemplo la dirección y tu web (URL). Y procura disfrutar haciéndolo. Si eres creativo e interesante, les estarás dando a los demás un incentivo adicional para seguirte o pulsar el botón “me gusta”.

5. No publicar lo suficiente vs. Publicar demasiado

error2Como ya habrás podido ver, hay cierto ritmo y ciertas razones sobre la cantidad de tus publicaciones en las redes sociales. Todos seguimos a alguien que escribe 20 Tweets por minuto. Y probablemente también tengamos a un amigo que se conecta a Facebook una vez al mes solo para desahogarse y contar lo horrible que es su vida. Ninguno de los extremos es productivo. Publicar demasiado viene siendo spam. Publicar demasiado poco significa que serás olvidado con facilidad. Así pues, ¿Cuál es el número ideal de veces que se debe publicar al día?

Eso depende de tu audiencia. Escuchar a tu nicho es una magnífica forma de averiguar cuál es la frecuencia ideal. En cualquier caso, publicar varias veces al día suena mucho mejor que publicar varias veces cada hora. Un amigo tiene un buen método. Publica el mismo contenido en Twitter cuatro veces al día, pero con una separación de ocho horas. De ese modo, puede alcanzar diferentes audiencias, pero sin saturar a sus seguidores.

6. Usar mensajes automáticos

¿Alguna vez has seguido a alguien y de forma instantánea has recibido un mensaje dándote las gracias e invitándote a descargar su libro electrónico? Resulta desalentador y da la sensación de spam que no gusta a nadie. Aunque entendemos que no puedas estar online las 24 horas del día, por lo menos deberías hacer el esfuerzo de interactuar con la gente tan a menudo como te sea posible con un mensaje personal y sincero. Saber que hay una persona real ahí detrás que se ha tomado su tiempo en contestar puede ser un buen camino para establecer confianza y compromiso.

También, aunque a menudo no son las circunstancias más apetecibles con las que uno quisiera lidiar, puede que tengas que contestar mensajes negativos o quejas. En vez de ignorar el problema, intenta resolver tus diferencias con el usuario descontento. Si crees que no es importante, LiveOps ha llegado a la conclusión de que el 85% de los consumidores cree que la forma que tiene una marca de afrontar las quejas y las cuestiones que le plantean es un buen indicador sobre la calidad de su soporte.

7. No revisar lo publicado

Somos sinceros, y tú también deberías serlo. En algún momento o en otro, todos hemos publicado algún mensaje o artículo con prisas que, luego resulta, está lleno de faltas de ortografía. Aunque en ocasiones el corrector se hace cargo (incluso cuando no quieres – grrrr), siempre dedica un tiempo extra para revisar tu mensaje. No estás escribiendo una novela así que tampoco debería ocuparte un tiempo excesivo y es una de las formas más sencillas de proteger tu reputación.

8. Usar las redes sociales solo como megáfono

Las redes sociales son una vía de doble sentido. Esto significa que no puede ser que haya siempre solo una persona hablando. Las redes sociales son conversación. Debes estar activo en todas las plataformas. No solo hables de ti mismo o te limites a compartir tu trabajo. Publica contenido que genere debate. Presta atención a la gente de tu red. En otras palabras, demuestra a la gente que te preocupas por ellos y no solo por ti mismo. Te sorprenderán los resultados que se obtienen con este tipo de interacciones.

9. Uso erróneo de @, # y las imágenes

Si ya has leído el artículo de nuestro blog sobre trucos/trampas de Twitter, puede que recuerdes el truco de poner un punto antes de la arroba. ¿El motivo? Si solamente utilizas la arroba (@), Twitter interpreta que es una respuesta, lo que significa que tú y la persona a la que respondes podéis ver el mensaje (además de aquello que os siguen a ambos).

Si pones un punto delante o incluso un “el”, harás que el mensaje sea visible para todos.

Hablando de símbolos, ¿Qué hay del #? Aunque incluir hashtags puede disparar la interacción y la implicación, por favor, no abuses de ellos. Colocar hashtags irrelevantes o trending hashtags es demasiado pastoso y no te ayudará en absoluto. Por ejemplo, si un concesionario de coches está haciendo una campaña de precios en vacaciones, ¿para qué iban a publicar trending hashtags sobre política o algún acontecimiento de actualidad? Puede que les permita hacerse notar pero no les ayudará en las ventas. Un consejo más sobre los hashtags. No satures su cuenta con #esto y lo @otro con cada palabra que escribes. Procura utilizar uno o dos por cada mensaje. #noseaspesado

Finalmente, procura tener ayudas visuales. Al fin y al cabo, a todos nos gustan las imágenes.

10. Decir demasiado

Todos somos gente ocupada y no tenemos tiempo para leer Guerra y Paz cada vez que nos conectamos a una red social. Procura ser breve y conciso. Ve al grano. Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Esto es especialmente importante en Twitter donde la limitación a 140 caracteres a su característica más conocida. En vez de dedicar tanto tiempo pensando en la longitud de las palabras o en el total de los caracteres, escribe tweets por debajo de los 100 caracteres. Se ha demostrado que éstos reciben un 17% más de interacciones.

 

¿Y tú? ¿Cuál ha sido el peor error que has cometido en las redes sociales? ¿Cómo lo has corregido?

en SEO y Marketing Online Visitas: 2611
  • Juan Lunes, 10 Marzo 2014

    Errores

    Apúntamelos todos. Jajaja. Debo reconocer que al menos alguna vez los he cometido.
    Excelente artículo.

  • Carol Lunes, 10 Marzo 2014

    Jajaja

    Hola. Me río porque me siento identificada en algunos de los puntos que mencionas, sobre todo ese en el que dices de no publicar con prisas. Mi vida es un estrés y voy corriendo a todos sitios!

  • Xavi Martes, 11 Marzo 2014

    Gracias

    Gracias por los consejos. Tomo buena nota de ellos

Deja tu comentario

Invitado Lunes, 21 Agosto 2017

José María Somoza es profesional del diseño web y posicionamiento en buscadores.
Desde 1.998 ha trabajado como desarrollador en múltiples proyectos web afianzando cada uno de ellos con una estrategia de posicionamiento web adaptada a las novedades que periodicamente traen los cada vez más modernos de búsqueda.